Llevo más de 20 años experimentando en mi persona y en mi trabajo para descubrir los secretos de una salud, que nunca llega a ser total…Y la verdad es, porque el concepto de salud- enfermedad esá a mi ver, un poco distorsionada en nuestra sociedad.  En la Medicina Tradicional China se dejaba de pagar a los médicos cuando había enfermedad (solo se les pagaba si estaban sanos). Una forma peculiar de potenciar así la salud, con la prevención y el cuidado de la vida y los hábitos saludables y mi aportación es desde ahí, para focalizar la mirada en la parte sana y potenciar la integración.

El ámbito laboral, donde me he formado y evolucionado, ha sido mediante el CUERPO. Soy Fisioterapeuta de inicios, ahora me gusta definirme, más cómo acompañante- facilitadora de procesos de SALUD, mediante diferentes métodos, relacionados con lo CORPORAL. Hace ya años empecé a entender la importancia de la unión de cuerpo y mente, y así mi labor ha ido evolucionando desde lo físico, a lo energético, emocional, mental y espiritual.

Nuestro cuerpo, nuestra estructura es, donde mis experiencias se han ido conformando, pero desde siempre, de una forma global, ya interrelacionando todos los segmentos del cuerpo entre ellos y no tratando aisladamente un brazo o una lesión específica del resto, sino teniendo en cuenta todo el cuerpo en conexión. Inicié con técnicas como Método Cuerpo y Conciencia, Estiramientos de Cadenas Musculares, Reeducación Postural Global, continué formándome en Kinesiología para el estrés, y fueron llegando el Reiki, la Sofrología, la Acupuntura y algo más siempre con una visión GLOBAL del ser.

Para mí es importante, replantear la enfermedad como una oportunidad de conciencia y de cambio, para darnos aquello que necesitamos para estar mejor. La enfermedad no es un castigo divino, ni la consecuencia de un solo factor, es algo que depende de muchas variables (mecánicas, nutricionales, emocionales, energéticas, hereditarias…A mi modo de ver el 80% tienen una causa primaría emocional, que se complica más tarde con las demás) Existe un libro llamado” La enfermedad como camino”, y no quiero ser cruel, porque cuando la enfermedad grave o crónica, llama a  nuestra puerta o la de nuestra gente querida, hay momentos muy duros, pero puede ser interesante leerlo, para entender ciertos procesos y momentos de la vida,  para poder aceptarlos, hacer una transformación y con ello una curación.

No se trata de buscar una sola causa, en la aparición de la falta de salud (que sería otra forma de verlo) sino de escuchar que quiere comunicar ese síntoma que nos molesta. Porque el cuerpo tiene sus razones, cuando se manifiesta, y podemos empezar a sentirlo y descifrar sus mensajes, para poder mejorar nuestro estado de SALUD que suele ser con frecuencia, el mensaje de CUIDADO de la vida propia Y CAMBIO de hábitos tóxicos. En ocasiones no entendemos el lenguaje del cuerpo y otras veces lo que nos cuenta no nos gusta y entonces no le hacemos caso. Mi labor es en parte, enseñar a las personas a escuchar el cuerpo, sus razones y acompañarlos para que transformen lo que sea preciso.

En la práctica de mi profesión, como Fisioterapeuta me voy encontrando una dificultad en las personas a aceptar esa parte de relación, entre la forma de vivir (alimentación, hábitos, costumbres, relaciones interpersonales…) y la aparición de ciertas enfermedades, molestias o síntomas. Existe una tendencia a echar la responsabilidad de esa falta de salud a lo que hay fuera. Escuchamos a menudo: “la cama es mala y vieja, por eso me duele la espalda” Puedo poner otros ejemplos, como el hábito de estar mal sentados muchas horas delante del ordenador, con un dolor de cervicales crónico y no queremos o no podemos cambiar esta situación. El dolor de espalda permanece a pesar de los masajes, los medicamentos, y las buenas recomendaciones. Con otros aspectos emocionales, personales y existenciales sucede lo mismo; por ejemplo no puede bajar la tensión arterial, si estoy estresado por mi trabajo, trabajo 12 horas, me tomo 5 cafés, me alimento de comida basura y duermo 5 horas diarias. A nivel de relaciones puede suceder lo mismo, no puede mejorar una patología cardiaca si hace muchos años la relación de pareja no es afectuosa ni gratificante o  no  práctico ninguna actividad física que bombee y entrene mi corazón ni tengo pasiones…existen varios factores siempre (físicos, fisiológicos, genéticos, emocionales, comportamentales…)  aunque hay uno que puede ser el más importante, tenerlos en cuenta INTEGRÁNDOLOS en los tratamientos, es garantía de mejoría.

Como fisioterapeuta INTEGRATIVA, las acciones de acompañamiento en la curación, en el reestablecimiento de la armonía, en esa búsqueda y escucha son herramientas FÍSICAS, como dice la palabra ”FISIO” y esto me encanta porque hay un gran abanico de posibilidades.

Desde el BUEN CONTACTO FÍSICO (otro tema a desarrollar en otra ocasión, porque es de lo más sanador y muy extenso) con técnicas manuales como el masaje, las manipulaciones, las movilizaciones, las caricias y los abrazos. También utilizando masajes de diferentes modalidades (unos más técnicos, otros sensibles, algunos  deportivos o miofasciales, energéticos, tradicionales, ancestrales, orientales…etc )  todos ellos adaptados al momento, a la persona y la necesidad con la premisa del respeto y sin forzar ni llegar a extremos.

Continuar añadiendo, como herramientas físicas, todo aquello relacionado con la ACTIVIDAD FÍSICA (deportes, estiramientos  musculares, danza, ejercicios varios, tonificación, relajación…) No nos  olvidemos de los AGENTES FÍSICOS de la naturaleza, como los elementos: el calor (con máquinas como infrarrojos, electroterapia, láser, ultrasonidos…etc) el frío (algo tan simple como los cold-pack, bolsas de hielo, sprays fríos, baños de contraste) los baños de agua (el agua de mar por su composición química es sanadora, ejercicios en el agua, watsu) la tierra (con cataplasmas de arcilla) y con el elemento aire  (aceites esenciales y la aromaterapia ) Tanto que aportar pero con una base muy importante  científico- humanista dentro de la GLOBALIDAD.

La fisioterapia integrativa engloba todo el ser y las técnicas son diversas, algunas sutiles y otras mas concretas. Pero siempre holísticas, que tienen en cuenta el TODO, y su interconexión de las partes.

Otro ejemplo de herramienta sutil que utilizo es la terapia FLORAL de Bach donde mediante la vibración de las flores de las plantas, acompaño a identificar estados emocionales y a poder transformarlos y que no se estanquen en el cuerpo en forma de dolor o tensión. Como dice un sabio R. Tagore ”La tierra es insultada  y ofrece las flores como respuesta” Nuestra madre tierra, la Pachamama esta siendo objeto de abusos de la industria alimentaria y ganadera que tiene un impacto medioambiental insostenible…pero esto es para otra ocasión reflexionar y seguir dando cierta parte de responsabilidad en la salud de cada persona, en aquello que vive, que consume, sea desde los programas de T. V., a la comida o la ropa. Todo tiene una repercusión en uno mismo, en la salud propia y en el entorno, así que también forma parte de esa armonía saludable.

Otras técnicas en las que me  apoyo y quiero por lo menos mencionar, son la Bioneuroemoción y la Biodanza, desde una perspectiva, una vez más, de cuidado de la vida, por eso BIO,  para poder desde la parte biológica y psicosomática también, con anclajes físicos (como movimiento integrado danza y  el encuentro humano) y autorresponsabilidad, dar contención grupal  y ayudar a la transformación deseada

INTEGRAR lo que comemos, lo que pensamos, lo que hacemos, lo que decimos, como nos expresamos y relacionamos con nosotros mismos, con el otro y con el entorno (familia, amigos, planeta…etc) es parte de la SALUD INTEGRATIVA que propongo.

Desde FISIOTERAPIA CALMA teniendo en cuenta todos estos factores tenemos diferentes profesionales DE LA SALUD titulados, para ir profundizando en las necesidades, de cada uno de los SANACTIVOS (denominación alternativa al paciente o al cliente habitual, donde hay una responsabilidad y cambios desde la propia persona).

Para terminar añadir, que la alimentación es un arte y quiero hacer referencia a esta herramienta de sanación:” Que el alimento sea tu medicamento” como decía el gran médico Hipócrates.. La gasolina (la comida) que le ponemos a nuestro cuerpo influye en nuestro funcionamiento, pero más allá de considerarnos como una maquinaria (tipo coche) tener en cuenta la calidad de los alimentos que tomamos porque nutren nuestro cuerpo y nuestro espíritu y así animo a comer en colores, cosas poco procesadas y con buena compañía…otra garantía de salud y curación.

SENTIR

PENSAR

ACCIONAR

EN COHERENCIA…ES UNA BUSQUEDA para alcanzar esa SALUD  INTEGRATIVA, Y desde CALMA , FISIOTERAPIA INTEGRATIVA

Ruth Vilar,

Directora de Centro Calma