En Fisioterapia Calma llevamos ocho años acompañando a niñ@s y adolescentes con escoliosis
a través de las herramientas que ofrece el yoga terapéutico en combinación con la fisioterapia integrativa.

¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una desviación lateral o desviación hacia la izquierda o la derecha de la
columna vertebral. Ocurre con mayor frecuencia durante el período de crecimiento anterior a
la pubertad.

¿Qué es el Yoga Terapéutico?

El Yoga Terapéutico tiene como principal objetivo desarrollar una práctica que atienda a una
necesidad personal mediante una combinación coherente de los aspectos biomecánicos,
fisiológicos, energéticos y psíquicos. Se enfoca en la salud y para ello busca estrategias a través
del lenguaje corporal y respiratorio que generen condiciones de apertura, vitalidad y calma en
la persona a quien va dirigido.

¿Cómo es el proceso?

Hay una valoración inicial de la fisioterapeuta acerca de la estructura ósea y muscular que se
comparte con la yogaterapeuta para indicar qué es necesario equilibrar flexibilizar y tonificar.
La labor a través del yoga consiste en recoger esta información y empezar a generar dinámicas
en una sala amplia y preparada que dan respuesta a esa primera impresión, junto con nuevas
propuestas corporales/respiratorias que van surgiendo del propio proceso de
acompañamiento, donde hay una escucha activa por parte de la yogaterapeuta hacia el
niñ@/adolescente y su momento vital.
La práctica de yoga regular se combina con el tratamiento puntal de fisioterapia integrativa, la
combinación de ambos es necesaria para optimizar el resultado.

La respiración

El papel de la respiración es clave durante todo el proceso. Es habitual que el niñ@/
adolescente venga con un corsé por diagnóstico médico, en ese caso todavía es más necesaria
una práctica que permita una respiración fluida en tórax y abdomen que contrarreste los
efectos de compresión generados por un corsé, y que derivan en una falta de movilidad por
parte de los músculos que participan en la respiración.
Además, la respiración tiene un componente emocional y su autorregulación facilita la
descongestión y liberación de estrés en la etapa de crecimiento-pubertad, donde la apertura y
el aprendizaje evolutivo juegan un papel importante para consolidar en etapas posteriores,
una personalidad más estable.
Un corsé por si sólo genera compresión y rigidez, por eso es vital acompañar el proceso con
propuestas corporales y respiratorias que escuchen la necesidad del niñ@-adolescente a
distintos niveles.
Al hablar de respiración estamos hablando en todo momento del diafragma, el músculo
responsable del proceso respiratorio y como a través del trabajo corporal podemos mejorar su
función y movilidad. No obstante, la importancia de este músculo en la formación de escoliosis
es relevante, por su influencia a nivel postural, energético y emocional, por tanto, seguiremos
hablando en otro artículo de forma más amplia.

Beneficios

A modo de síntesis y desde la experiencia desarrollada en CALMA, siempre aconsejamos a las
familias la constancia para poder observar un cambio profundo en el patrón postural y respiratorio.

La niñ@-adolescente de forma progresiva va adquiriendo un mayor autoconocimiento de su
propio cuerpo, despierta la conciencia corporal y regula su respiración para crear espacio en
las zonas corporales que están cerradas por la escoliosis. Podemos decir que modifica su
estructura, no desde la imposición y rigidez de una forma, sino desde el movimiento
consciente y orgánico que requiere de escucha, sensibilidad, confianza y tiempo.

Cuando estos ingredientes están, la niña/o – adolescente “florece”, es decir se produce el cambio y ese
cambio traspasa el cuerpo y se proyecta en una nueva forma de mirar y relacionarse con su entorno.
La práctica llega al corazón.

Mariajosé Serrat
Yogaterapeuta en Centro Calma