Danza oriental

Clases de danza oriental


Description

La danza oriental es un arte milenario que potencia la conexión con la energía femenina y la capacidad creativa. Una manifestación artística, emocional y espiritual.


Las clases son un espacio para el disfrute y la incorporación de nuevos movimientos mediante el aprendizaje de la técnica de esta danza, con un método de enseñanza que toma herramientas de la psicoterapia corporal y reconoce la cualidad holística del ser humano, enfocada en la toma de consciencia y la exploración del propio lenguaje corporal como una herramienta para la integración del cuerpo físico, energético y emocional.



Se trabaja sobre el nivel físico a través de la corrección postural y la progresiva disociación de movimientos de diferentes partes del cuerpo. Se aborda el nivel energético realizando ejercicios que ayuden a dar mayor amplitud a la respiración. Y se incide también sobre el nivel emocional al coordinar nuestros movimientos con la respiración, llevando la atención hacia dentro, en una actitud de interiorización que nos permita darnos cuenta de que se mueve mientras nos movemos.



Principales áreas de trabajo:


-Disociación de movimientos de diferentes partes del cuerpo: La disociación es la acción de mover intencionadamente una parte del cuerpo manteniendo las otras quietas y relajadas. En otras palabras, se aíslan los músculos que se desean usar y se immobilizan los que no. La disociación ayuda a desarrollar los músculos del modo correcto durante el entrenamiento para permitir movimientos más fuertes y diferenciados. En esta danza además de las ondulaciones del torso, las caderas describen líneas rectas y símbolos de infinito (ochos y mayas); los hombros describen olas o acompañan el movimiento con acentos, al igual que el cuello se mueve sutilmente siguiendo el ritmo del cuerpo. Se busca que cada parte del cuerpo se mueva independientemente de las otras pero siempre de manera armónica y coordinada.



Description

-Corrección postural: Cuando tenemos control de nuestro cuerpo somos conscientes de nuestros músculos y podemos mejorar el movimiento y la coordinación de estos, proporcionando a su vez la corrección postural. Debido a que las caderas son las que sostienen nuestra columna y su posición influye en la postura de la misma, al ser conscientes de la postura de las caderas nos volvemos más conscientes de cómo tenemos la columna en los distintos momentos del día pudiendo corregirla al permitirnos encontrar nuestro eje y equilibrio de una forma natural.



-El lenguaje del movimiento (significado e importancia energética): Con la danza oriental se trabajan diferentes puntos energéticos o chakras. Se trabaja desde la base, desde el primer chakra y se eleva la energía vital hacía los siguientes. Se moviliza la energía del primer y segundo chakra al enraizar en el suelo, bailando con los pies descalzos y realizando movimientos pélvicos y de cintura (vibraciones, golpes, ondulaciones) que fortalecen ésta zona y liberan su energía. Cuando realizamos los movimientos de danza con el torso y el pecho estamos conectando y trabajando el tercer y cuarto chakra. Los movimientos de pecho (acentos, golpes, ondulaciones) hacen la energía circular mientras masajeamos con el cuerpo la zona y el chakra. La activación de estos centros energéticos hacen que danzar sea mucho más que realizar movimientos coordinados y estéticos. La danza se convierte en un medio para conectar con nuestro cuerpo y movilizar su energía facilitando nuestro bienestar.



-Movimientos lunares y solares: En la danza oriental podemos encontrar movimientos suaves, ondulantes y circulares que son denominados movimientos lunares y que están relacionados con la energía más femenina o la parte que los asiáticos denominan yin, y otros movimientos mucho más fuertes y marcados como los golpes de cadera y vibraciones que son llamados movimientos solares y que guardan relación con la parte masculina y con el yan. Ambos crean un equilibrio de éstas energías y una armonía en el baile al contar este con movimientos opuestos que se complementan.



-Disfrute y conexión con los movimientos de nuestro cuerpo: Se busca desarrollar la consciencia corporal, registrando cómo y donde funcionan los diferentes músculos involucrados en el movimiento, esto no solo ayuda a fortalecer dichos músculos sino que también ayuda a un conocimiento más detallado del propio cuerpo. Con este conocimiento aumenta el control corporal que permite bailar con más confianza y fluidez, lo que se traduce en un baile cada vez más equilibrado que involucra los dos lados del cuerpo desarrollando la coordinación psicomotrizy permitiendo el desarrollo del hemisferio derecho del cerebro. Este hemisferio gobierna la inteligencia no verbal, relaciona sistemas complejos, procesa sensaciones difusas y permite el aumento de la creatividad, apareciendo destellos de inspiración. Esta danza es una especie de meditación activa en que estamos viviendo plenamente el presente, aumentando la concentración y la habilidad de enfocar la atención.